Sobre Ángela

Ángela se ha dedicado al masaje desde hace diez años, cuando inició sus estudios de Naturopatía, todo su corazón se quedo en el Ayurveda. Los estudios los recibió de su profesor el reconocido naturópata y profesional ayurvédico, Miguel Angel Martín.
Apoyó su formación en Valencia con Erik Lisembert, director de Ayurvedic Center y delegado de la línea india de productos ayurvédicos “Dabur”. Impartió su conocimento a Angela en técnicas ayurvédicas, a través de los cursos y prácticas del Ayurvedic Center.
Continuó su formación en la prestigiosa Escuela Internacional de la Cultura Ayurvédica en Barcelona con Sisupalan Kuttapan, vaidyan, procedente de Kerala, India.
Considera que el Ayurveda no es sólo una filosofía del Oriente, es el arte de vivir día a día en armonía con nuestra propia naturaleza.
Ella sabe que el masaje ayurvédico es especial no sólo por sus propiedades y beneficios, sino también porque el terapeuta que lo realiza debe estar en una disposición de dar, como una madre que alimenta y quien lo recibe, si se encuentra receptivo puede sentir una información que le nutre de forma medicinal.
Después de su formación en masaje de la India, se especializó en nutrición y está diplomada en nutrición Ayurveda.
Ángela es también quiromasajista y naturópata . Esto ha enriquecido su práctica en el Ayurveda.
Además de formarse en reiki, introducción a la astrología y flores de Bach. Todo con la finalidad de que sus tratamientos sean lo más integrales posibles, en los que el paciente se observa como un todo, no sólo su cuerpo, también su mente y su alma.
Su fuente de energía e inspiración son las enseñanzas de su maestro espiritual Paramahansa Yogananda, la meditación, la naturaleza,  todos le enseñan que es en la quietud, en la simplicidad, en la expresión genuina del amor en donde el alma se nutre, la mente se calma y el cuerpo se energetiza.
Pasa consulta de masaje Ayurveda como complemento a los asesoramientos de nutrición y sus otras especialidades anteriormente nombradas, basando su diagnóstico en el equilibrio de los doshas y la manifestación autentica del cuerpo, “Gracias a Dios es el único que no miente de lo que verdaderamente sentimos en nuestro interior”, es por ello que todos sus tratamientos se incluye el masaje de la India.
Con sus pacientes realiza talleres de cocina ayurveda, práctica con la que disfruta mucho, especialmente creando grupos en los que se comparten ideas creativas, recetas fáciles de preparar para el día a día.Sus objetivos es disponer de un espacio para que todos lo podamos visitar en el que el ayurveda nutra y revitalice nuestros cuerpos. Especialmente en la enseñanza para cocinar, uso de las especias, preparaciones sencillas aplicadas nuestros ritmos de vida actuales. Este sitio se creará como los templos sagrados de la antigüedad donde la meditación es la base de toda sanación.
Considera que la alimentación es un escalón más en la evolución del ser humano. Es importante pero no un fin en sí misma, en las antiguas enseñanzas de la India se expresa con claridad que el hombre debe empezar su propio proceso de autoconocimiento para encontrarse pleno y feliz, no sólo es comer bien.
El alimento sin duda es imprescindible incluso porque promueve ciertas energías internas que favorecen formas de pensamiento o inclinaciones más sutiles y espirituales, sattva, más terrenales, rajas, inmovilistas, tamas. Teniendo en cuenta que estas energías en proporciones adecuadas son necesarias para cumplir con nuestros propósitos y tener una vida coherente.
Recordamos uno de los principios más importantes: estar sanos y felices pero con conciencia.

Un beso para todos y namasté

Ángela Gómez